Productos de limpieza caseros

Productos de limpieza caseros Artículo Publicado el 06.12.2012 por JaviRecomendar este artículo a un amigo Artículo Anterior Artículo SiguienteMuchos de los productos de limpieza comerciales están basados en sustancias altamente agresivas y nocivas para la salud. Es el caso de las lejías y otros limpiadores que llevan cloro en su formulación. También el amoníaco es muy lesivo para el aparato respiratorio. En muchas ocasiones la gente mezcla además productos limpiadores que reaccionan entre sí liberando gases muy dañiños y que pueden provocar problemas en los ojos y en el aparato respiratorio. Os presentamos a continuación una serie de productos de limpieza basados en productos naturales o muy habituales en nuestro hogar y que no presentan efectos nocivos para la salud.

Materiales: 
Limpiador general basado en el vinagre

*una botella nebulizadora
*4 cucharadas de vinagre blanco
*3 tazas de agua 

Procedimiento:
Diluimos el vinagre en el agua e introducimos la dilución  en una botella de spray. Tendremos un limpiador general para cualquier tipo de superficie, suelos de cerámica, madera, encimeras de cocina,  azulejos y un largo etcétera. Limpia, desengrasa, desinfecta y desincrusta la cal.


Limpiador potente para manchas difíciles:
  • una botella de spray
  • peróxido de hidrógeno (agua oxigenada)
Procedimiento:
Podemos adquirir agua oxigenada en la sección de primeros auxilios de los supermercados. La podemos usar para limpiar cristales, bañeras, azulejos, etc… tiene una gran capacidad blanqueadora, industrialmente es uno de sus usos más importantes. Podemos usarla para las manchas de la ropa, también es desinfectante. Sólo hay que tener cuidado con su uso en metales pues el agua oxigenada es altamente oxidante. Guardar en botella opaca, pierde sus cualidades si recibe luz.

El bicarbonato sódico es otro producto de limpieza que sirve para casi todo, en el cuarto de baño va muy bien si lo usamos tras el agua oxigenada, primero rociamos con agua oxigenada la taza, el lavabo o los azulejos con el agua oxigenada y a continuación espolvoreamos bicarbonato sódico y lo dejamos que actúe unos instantes, fregamos y se nos quedará todo limpio, reluciente y con un olor a limpio insuperable. La grifería y los metales quedan realmente brillantes si los limpiamos con bicarbonato.

Un producto para el mantenimiento de la madera:
  • una taza de aceite de oliva
  • 1/2 taza de zumo de limón
Procedimiento:
Realizamos la mezcla de estos dos productos y lo guardamos en un recipiente de cristal u otro material. Cuando vayamos a usarlo tendremos que agitar el envase ya que dichos  productos no se diluyen. Echamos un poco de esta mezcla en un trapo de algodón y lo pasamos por la superficie del mueble. A continuación pasamos un paño seco para quitar el exceso, la madera queda brillante e hidratada y con un aroma riquísimo.

También podemos usar el aceite de oliva puro para limpiar los electrodomésticos de acero inoxidable. Lo usaremos como si fuera un producto comercial de los que se venden para esta función. Unas gotas en un trapo, lo pasamos por el aparato y a continuación pasamos otro trapo para sacar el exceso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario