Las fobias, del miedo a la obsesión



Te damos todas las claves de estos trastornos que sufren más personas de las que se creen.

Las fobias no son innatas sino que son adquiridas a lo largo del tiempo. Nacemos con la capacidad de sentir miedo, pero tener miedo a algo o alguien no es una fobia. Sentirla es algo irracional. Puede estar provocada por un hecho traumático del pasado, lo más común, o en ocasiones ni siquiera sabemos la razón
articulos

Síntomas- Un sudor frío recorre todo el cuerpo.

- Las manos comienzan a temblar.

- Un tic nervioso incontrolable.

- La mirada se nubla.

- Problemas para respirar.

- El ritmo cardíaco se acelera considerablemente.

En definitiva, estas son las consecuencias
de la angustia y ansiedad que sufre la persona fóbica al enfrentarse a su miedo.
Tipos: Hay casi 248 fobias reconocidas como tales. Algunas de las más comunes son:
A los animales: dentro de esta categoría está la cinofobia que es el miedo a los perros, la entomofobia, miedo a los insectos, la gelofobia que significa el miedo a los gatos, la ofidiofobia, el miedo a las serpientes y la muridofobia que es el miedo a los ratones.
elementos o situaciones naturales: acrofobia miedo a lugares altos, agorafobia a los lugares abiertos, claustrofobia a los lugares cerrados, brontofobia a los truenos, criptofobia a espacios pequeños, neofobia significa el miedo a lo nuevo, nictalofobia el miedo a la noche y tanafobia es el miedo a la muerte, este es bastante común.
A las enfermedades: el miedo al dolor es algorafobia, a los infartos es cardiopatofobia, a la angustia es fobofobia, a la sangre es hematofobia, al contagio es misofobia y a los accidentes es traumatofobia.

Tratamientos:Las fobias no son incurables. Se pueden superar, aunque hay que tener en cuenta el caso específico. Pero con terapias conductivas, psicofármacos o terapias de apoyo casi el 95% de los casos se superan con éxito. Los más comunes son:
Tratamiento psicológico: consiste principalmente en la relajación. Se le enseña al paciente como relajarse en el momento de enfrentarse a sus miedos y a tener pensamientos positivos para evitar así, la angustia y ansiedad.
Terapia cognitiva-conductual: se basa en la teoría de que los efectos y la conducta del individuo están determinados en gran medida por el modo en que procesa la información. La imagen que tenemos del mundo condiciona nuestro estado de ánimo. En las sesiones con el terapeuta el paciente reconoce su atribución de significados a determinados conceptos para reemplazarlos por aquello que les resulten útiles para superar su fobia. Se complementa con la terapia conductual donde la persona pone a prueba y ejercita nuevos estilos de pensamiento adquiridos por medio del trabajo terapéutico.
Tratamiento farmacológico: es un remedio temporal, no definitivo pero reduce los síntomas de ansiedad y angustia. Siempre con recetas médica, los más comunes son los antidepresivos y tranquilizantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario