¿Debemos hablar de sexo con nuestros hijos?

Una de las cuestiones que tememos los padres en cuanto a la educación sexual de nuestros hijos es si daremos la respuesta adecuada cuando nos pregunten. El miedo a no dar una buena o, mejor dicho, adecuada información sobre este tema es una cuestión que cada vez preocupa más.

Lo que hemos de tener claro es que la información que les podemos proporcionar vendrá determinada por el propio niño y por su proceso madurativo; de hecho, un niño no acostumbra a preguntar cosas sobre las que no tiene ningún tipo de interés, sino todo lo contrario, por ello sus preguntas siempre estarán determinadas por sus propios intereses y necesidades. Sus preguntas son determinantes pero mucho más es la actitud que los adultos tomamos al respecto.
hablemos de sexo

Para educar en sexualidad es importante hacer una reflexión sobre nuestros propios conceptos y valores sexuales, ya que si no hacemos esta previa, nos será bastante más difícil poder ofrecer una información y una formación fiable y sin distorsiones, que pueden tener que ver con nuestra experiencia o nuestras vivencias pero poco con lo ideal o lo científicamente correcto.

Es bueno empezar a abordar estos temas en edades tempranas, ya que casi ante todas las preguntas o cuestiones que nos pueden hacer, podemos dar una respuesta. Eso nos dará seguridad en el tema, tanto a nosotros como a nuestros hijos.

Hablar de sexo engloba hablar de autoestima, de asertividad, de presión de grupo, del respeto por uno mismo y por el otro, de placer, de responsabilidad, de afectos y de un montón de cosas más. No podemos ni debemos caer en el error de convertir la sexualidad en algo tan reducido como una conducta.

No es más fácil ni tampoco más difícil, educar en sexualidad que en cualquier otra cosa; con nuestros éxitos y nuestros fracasos pero con la franca voluntad de hacerlo lo más adecuadamente posible. Debemos recordar en todo momento que somos seres sexuales desde el mismo momento en que nacemos y ello, como padres, nos obliga a responsabilizarnos del desarrollo total de nuestros hijos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario